Archivo para 5/05/08

Afro-americanos y Afro-peruanos

Por qué se usa el término afro-americano y no italo-americano o germano-americano? a pesar de que los africanos llegaron mucho antes y son más fundadores, con su sangre y trabajo, de USA que los immigrantes llegados en el siglo XX.

Igualmente el movimiento contra la discriminación de los negros en el Perú han optado por denominarse Afro-peruanos o afrodescendientes.

Bueno, entiendo que en USA trataron de deslindar con el término peyorativo “nigger” y con la descripción del color de piel como indicativo de raza. Pero a la vez me parece que es como conceder que ellos no son totalmente americanos o que a pesar del tiempo pasado son algo más que americanos. Yo creo que por derecho propio ellos son los mucho más merecedores a llamarce americanos puesto que con su trabajo construyeron y enriquecieron USA hasta ser la gran nación que es ahora y con sus vidas defendieron de ese país en muchas de sus guerras.

En el Perú entiendo menos por que se usa este término, puesto que el término negro no es usado despectivamente sino descriptivamente o incluso cariñosamente (Negra del alma). Aunque claro esto es en la Sierra talvez en la Costa sea diferente. Talvez me falta saber más de como es el racismo contra los negros en Perú.

Tal vez es una forma de crear una identidad alrededor de la cual identificar a la gente y hacer visible la discriminación que existe. Hacer patente de que a pesar de ser peruanos son tratados diferente. Por que no existe ITalos-peruanos que necesitan protestar por no ser dejados entrar en discotecas o franco-peruanos a los que se les niegue los mínimos servicios de salud y educación. 

6 maneras de combatir el machismo

1. Definir lo que es el machismo, entender cómo se estructura, de qué manera se divulga y cómo funciona en la actualidad específicamente en América Latina y el Perú. ¿Qué diablos es el machismo?, ¿es igual machismo que patriarcado?, ¿cuál es la diferencia entre machismo y androcentrismo?, ¿todas estas son sólo palabras para profesores? No: son conceptos manejados en las leyes, políticas públicas, periódicos, televisión, el colegio y, a veces, en la calle. Por eso es imprescindible saber y conocer esa complejidad. El machismo, asimismo, deviene de habernos construido como sujetos nacionales en medio de las guerras y los odios entre conquistados, conquistadas y conquistadores, y de no asumir nuestra bastardía originaria como nación (como dicen los mexicanos, somos de alguna manera “hijos de la Chingada”, de la india violada por el español, y debemos de no ofendernos y asumir nuestra condición de bastardos para seguir adelante[6]). Es cierto que no podemos achacar toda la culpa de nuestro machismo a nuestros orígenes, pero por ahí se puede entender cómo es que nos hemos concebido como una sociedad estamentaria, fuertemente jerárquica y autoritaria, donde el padre no es la autoridad griega o romana que provee a la familia de sustento (el patriarcado) sino el que pretende “hacer prole” sin responsabilizarse de ella.

2. Ubicar, situar, distinguir y señalar el machismo femenino. El machismo es muchas veces transferido por las propias mujeres en nuestros procesos de crianza. Somos, sin quererlo, las principales divulgadoras del machismo, a pesar de que somos las primeras perjudicadas. Por eso mismo es necesario descubrir el machismo de nosotras mismas: aquel que portamos cuando le damos la presa más grande del pollo a nuestro hijo varón, cuando consideramos que hay que exigirle más a una mujer en una tarea que realiza, cuando les enseñamos a los niños matemáticas con más énfasis y a las niñas una especie de “matemáticas femeninas”.

3. Romper con el otro lado del machismo que es el victimismo. Ser víctima es dejar de ser sujeto, por lo tanto, permitir que los demás —el padre, los policías, la Iglesia, el Estado— resuelvan en lugar de una misma y de esta manera seguir reforzando la cultura pública del tutelaje. Asumir una verdadera cultura de las mujeres es asumir la conducción de su propia vida. Debemos de romper con el modelo de la madre sufriente y dejar de ser víctimas para asumir nuestra propia voz sin miedo y poder construir un discurso de nuestras vidas y anhelos.

4. Reorganizar la memoria histórica e incluir a las mujeres. Entender que durante la consolidación de las naciones latinoamericanas no sólo se excluyo al indígena sino también a la mujer del concepto amplio de ciudadanía. Por eso tenemos que reorganizar nuestra historia como nación visibilizando a las mujeres que ayudaron a formarla, y aquí no me refiero a algunos nombre consagrados, como María Parado de Bellido o Micaela Bastidas, sino a aquellas mujeres anónimas, como las rabonas durante la Guerra del Pacífico que organizaron todo un sistema de sustento a sus maridos, en medio de los cañonazos y las balas. Asimismo, es importante destacar la increíble labor de la generación de mujeres ilustradas del 900 que con un ahínco admirable permitieron la consolidación de las letras, el periodismo y las tertulias intelectuales donde, asimismo, se discutía sobre el poder.

5. Ser el centro de las leyes, de las teorías, de los análisis, de las normas éticas. Asumiendo la cultura de las mujeres como localización de nuestras demandas, podemos alterar nuestra posición subordinada exigiendo un trato diferenciado para muchas prácticas y leyes, no sólo desde una perspectiva de discriminación positiva, sino desde lo que la crítica francesa Luce Irigaray denomina la sexualización de la ley, es decir, un status civil propio desde la condición de la mujer no como excepcionalidad a la ley universal sino como centro organizador de esa ley.

6. Y por último privilegiar tres estrategias características de los movimientos feministas de la región: la autoconciencia, la autodeterminación y el empoderamiento.

Interesante post de Rocio Silva en Kolumna Okupa

Generalmente no entiendo a las feministas, a pesar de que mis amigas se esfuerzan, pero este post me parece sensato y acertado en sus recomendaciones (aunque no entiendo el 5 y 6).

Se podrá combatir el machismo desde posiciones distintas al feminismo?, y es que me parece que el feminismo se queda corto al implementarse, su demasiado enfasis en empoderar a la mujer ignora (o minimiza) que el problema del machismo involucra también a los hombres y a la sociedad, que cualquier politica de lucha contra el machismo debe ser pensada integralmente (aunque supongo que es eso lo que dice en parte el artículo pero lo que veo en la practica y el discurso de las ONGs es diferente).

También pasan por alto que las mujeres son las principales trasmisoras de la cultura machista y racista en el país.  Me parece que un feminismo peruano que no vea el contexto de discriminación generalizada que existe en la sociedad y no luche contra ella se quedará siempre reducida a una élite que lo que quiere es solo mayores libertades individuales.

Un artículo interesante relacionado al tema y a la coyuntura electoral de USA es este comentario de Wallerstein sobre “Race, Gender and Class”  


NO A YANACOCHA!

UN DIA COMO HOY

EL COMERCIO MIENTE

El Comercio2

No a la Impunidad!!

banermajaz

mayo 2008
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
Buzzear (PE)
Global Voices en Español - El mundo te habla … escúchalo

El Frio Mata

logo_por_los_ninos