El cine como representacion

El cine peruano es mayoritariamente limeño en su producción y temática. La representación de lo andino o amazónico es muchas veces estereotipada como en “Madeinusa”, felizmente estan empezando a surgir jovenes cineastas andinos y amazónicos que empiezan a elaborar su propio lenguaje y presentar las imagenes de sus pueblos y regiones de manera distinta. Uno de estos es Flaviano Quispe, de Juliaca. Aquí una interesante entrevista en  4 partes en Cinencuentro.

¿Y te acuerdas que películas veías en esa época?
Recuerdo que veía películas hindúes, cine dramático, yo veía al cine hindú muy próximo a nuestra realidad, quizás por eso me gustaba. Algunas escenas mostraban casi las vivencias que nosotros teníamos cuando pequeños, o las películas mexicanas que también tenían escenas muy melodramáticas y bueno siempre me fascinaba el cine.

(…) Durante el rodaje tuve muchas limitaciones, precariedades en el trabajo, al extremo de que cuando yo realizaba el rodaje con los campesinos de la comunidad de Chañucahua, nosotros cortamos el rodaje, fueron tres meses que ya no íbamos,(…)

(…) Sin embargo mi hermano me dijo “Esto hay que presentarlo ante el público” y yo no quería, entonces él argumentaba “¿Cómo vas a saber como está tu trabajo? ¿Si está bien o no? Es sólo el público quien puede aprobarte”. Y yo creo que tenía razón, así es que mi hermano comenzó a publicitar por los medios y posteriormente en la primera función donde habían aproximadamente 300 a 400 personas con mucho nerviosismo puse el cassette, y desde el primer momento, desde que vieron las primeras imágenes, el público empezaba a aplaudir, sin antes haber visto las escenas.

(…) ¿Ya se había hecho antes un largometraje en Puno?
Era la primera vez que se mostraba en todo el departamento de Puno, en la región, entonces pienso que para la gente era verse a si mismo, era un impacto quizás, y conforme iban pasando cada una de las escenas yo vivía una tensión, a la vez que me avergonzaba de lo que había hecho, pero al finalizar la función la gente aplaudió y se puso de pie, y quienes me conocían se acercaban y me felicitaban; lo tomé como un cumplido. Y luego en la siguiente función la gente pugnaba por entrar, había tal cantidad de gente que muy pocas veces se ve allá, me parecía increíble, un sueño. Y cuando ya se daban las funciones, igual la gente aplaudía, e incluso otros lloraban en las escenas muy dramáticas, en las últimas partes más que todo en donde la abuelita llora y persigue a su hijo.
(…) Se llenó el Cine Puno que hace tiempo no se llenaba. Había un señor de edad, ese señor ha trabajado toda su vida en ese cine, y cuando vio ingresar tanta gente a ver la película, lloró, porque recordó los años de la época de oro del cine. Luego de muchas semanas, al irnos, él se puso muy triste, y nosotros también ¿no? De ahí decidimos ir a Cusco. Sucedió lo mismo, encontramos un señor que había trabajado toda su vida en el Cine Victoria. Igualmente llenamos la sala. En Abancay, la proyectamos en un teatro municipal muy pequeño, los cines habían cerrado. Luego de ahí fuimos a Moquegua. Ahí el señor Villegas dueño del Cine Moquegua vio con incredulidad que habíamos realizado una película.

En Tacna, en el Cine Pacífico nos preguntaron “¿Qué van a presentar?”. Yo les dije que habíamos hecho una película. Me miraron de pies a cabeza. “¿Qué, Uds. han hecho una película?”, con las facciones que tengo, no me creían. Luego me habló de Pancho Lombardi, ahí supe que Lombardi era tacneño. Seguramente tenían en la cabeza que sólo alguien como Lombardi podía hacer una película, más no nosotros.

(…) El huerfanito acá en Lima consiguió alrededor de 120,000 espectadores
Ha habido muy buena cantidad de personas. En el Avant premiere en el Cine Benavides convoqué a muchos medios de comunicación para que vean la película pero ningún medio vino. Me sentí un poco desairado. Al día siguiente se estrenó, y poco a poco se iban incrementando los espectadores, hasta que Ricardo Bedoya asistió al Cine Excelsior y justamente el día en que las salas ya se habían llenado. Bedoya hizo entonces un comentario, y a partir de eso comenzó la atención de los medios. Ellos mismos fueron a constatar en los cines que todas las funciones estaban llenas. Hasta el último día. Así permanecí tres semanas en cartelera.

(…) creo que está empezando a surgir este cine en provincias frente al cine limeño ¿no? Con muchos errores, con mucha precariedad, con su propio peculio, aprendiendo en el camino, pero ahí vamos, con la voluntad de querer expresar lo nuestro, es decir nuestras anécdotas, costumbres, realidades, nuestras danzas y música, en fin todo lo que queremos mostrar, todavía mal el trabajo, pero lo importante es que se esta haciendo. Estoy seguro que con el correr de los años surgirán buenos trabajos.

Justamente Flaviano gano el concurso extraordinario para proyectos de regiones de CONACINE en 2006. Ojalá se siga apoyando el cine del interior de país para asi construir de verdad un cine peruano.

Sobre el tema: El boom del cine provinciano en el Diario de IQT

0 Responses to “El cine como representacion”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




NO A YANACOCHA!

UN DIA COMO HOY

EL COMERCIO MIENTE

El Comercio2

No a la Impunidad!!

banermajaz

agosto 2008
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Buzzear (PE)
Global Voices en Español - El mundo te habla … escúchalo

El Frio Mata

logo_por_los_ninos

A %d blogueros les gusta esto: