Gamonalismo y pigmentocracia

Articulo de Guillermo Nuget en Quehacer

[El gamonalismo como concepto]

Llama poderosamente la atención en los actuales debates y elaboraciones en las ciencias sociales el gran silencio alrededor del gamonalismo. Es tan unánime que cabe pensar si no estamos ante un proceso de encubrimiento de una serie de prácticas que siguen teniendo vigencia entre nosotros.

(…) Lo característico del gamonalismo no es la exclusión, como se obstinan en hacernos creer los informes de las instituciones multilaterales. Por el contrario, se trata de la proliferación de formas particulares de inclusión para evitar formas generales de inclusión. De esta forma, el universo social se compone de una serie de grupos que, según su posición en la balanza de poder, definen arbitrariamente los términos de inclusión. Es lo que familiarmente se llama «argollas». Es no menos sintomático que en los debates se hable con más facilidad de las tradiciones autoritarias o del racismo, antes que de las argollas. Que yo recuerde, los únicos que hacen un uso público del término, en un sentido denunciatorio, son los comentaristas deportivos.(…)

[Mirar hacia otro lado]

(…) Las regiones de la conducta se confunden con los límites de aplicación de la ley. En las regiones posteriores todo puede pasar «porque nadie ve», mientras la región anterior es de una patente estrechez y donde los medios de comunicación tienen su parte de responsabilidad. Ese proceder de gamonal sustituye la vigencia de la ley por la mirada del hacendado. Es real lo que permanece dentro de la mirada oficial. Esta es probablemente una de las razones para entender la extendida violencia criminal de las décadas de 1980 y 1990. Lo que está fuera de la mirada no existe. Eso le dio un matiz adicional, y decisivo, a las respuestas de guerra sucia que tuvo el Estado en esos años. En efecto, Sendero Luminoso se empeñaba en espectacularizar su violencia con evidentes fines intimidatorios. El Estado optó por sustraer la mirada oficial en torno a sus acciones. (…) Simplemente se hizo las cosas en lo que Goffman llamó «las regiones posteriores de la conducta»: hacer como si eso no existiera. Las cosas que se hacen cuando «no hay visita» en la casa. Las masacres eran más un asunto de entre casa, de chacra, que de macartismo.4 Se trataba de acciones militares de amplio alcance que ocasionaban muchas muertes y que eran ocultadas con una facilidad sorprendente.5 Varios extrajeron, con ligereza, la conclusión de una orientación etnocida o racista en las matanzas.6 La afirmación más usual para respaldar estas acusaciones es señalar que un número mayoritario de las víctimas eran quechuahablantes. Esta es una clásica falacia de razonamiento: de la afirmación de que la mayoría de las víctimas compartían un rasgo étnico —hablando con propiedad más bien lingüístico—, se infiere que los perpetradores de tales acciones no serían quechuahablantes ni pertenecerían a una cultura andina. No hay base para tal inferencia. Por ejemplo, basta ver los apellidos de los miembros del grupo Colina, o recordar que un jefe militar de los años ochenta, el general Huamán, dominaba el idioma, sin mencionar que varios mandos senderistas eran hijos de familias campesinas que habían ido a la universidad y eran bilingües. Menos espectacular como explicación, pero más probable, es que un Estado obstinado en comunicarse únicamente en castellano coloca en la más extrema indefensión a los ciudadanos que, además de estar en pobreza crítica, hablan exclusivamente una lengua que es diferente al castellano.

[La pigmentocracia]

Entonces, ¿cómo explicar la importancia que tienen el tono de piel y los apellidos en «la presentación de la persona en la vida cotidiana»? Se trata en efecto de tonos, no de razas, y sirven para definir quién es más y quién es menos, un rasgo fundamental en una sociedad jerárquica. Es el universo del tutelaje engendrado por el gamonalismo. ¿Qué novedad hay en todo esto? Eso es lo que fue denunciado durante todo el siglo xx y antes: el mundo de la humillación, de la prepotencia, propio de la hacienda, de la chacra, como muy bien lo recuerdan las expresiones coloquiales del sentido común cuando alguien siente sus derechos vulnerados, y a las que tan poco afectos parecen ser quienes escriben sobre los asuntos públicos peruanos

Comentarios y preguntas: (completare cuando tenga más tiempo)

– Muy interesante este artículo, las opiniones que expresa Nuget son muy pertinentes y un poco contra corriente de las usuales discusiones sobre racismo. Pero me sorprende la poca rigurosidad del mismo, no hay citas a estudios relevantes que apoyen sus ideas por más interesantes que sean. Por ejemplo la lengua materna, origen, estrato económico de los soldados de tropa en Ayacucho. Para probar sus hípótesis necesita más que buenas ideas, se necesita evidencias, en general me parece que ese es el estado del estudio del racismo en el Perú: muchas ideas, cientos de anécdotas y hechos curiosos pero pocos estudios rigurosos o completos.

Actualización: Algunos pots donde se habla de los conceptos de racismo o comentan el escrito de Nuget:

Alan Salinas en El Escribano Social: Racismo, sometimientos o ausencias

Derik Latorre en Crio de Niebla: El laberinto de la choledad y el racismoMás preguntas antes de que me olvide

– Que concepto de racismo maneja Nuget? para que exista racismo sensu estricto necesita haber “razas” claramente delimitadas? Como define “raza”? por el color de piel?

– Por que asume, que si los militares tuvieran la misma lengua materna o rasgos fenotipicos que sus victimas no podrían ser racistas?

– Un acontecimiento que le da la razón a Nuget sobre que en el Perú vivimos en un sistema mental gamonalista son los escándalos de Petrogate, un ejemplo paradigmático de como tratar al país “como su chacra”. (se puede ver las incidencias de este escándalo de corrupción en el blog de UdeM)

Anuncios

3 Responses to “Gamonalismo y pigmentocracia”


  1. 1 Derik Latorre Boza octubre 20, 2008 en 10:20 pm

    Sí, en el caso de Guillermo Nugent, él replantea el asunto y, partiendo de la premisa de que no hay racismo, enfoca el problema desde una perspectiva de redes, de pequeños señoríos en que se entetejen relaciones complejas entre “dominantes” y “dominados”, que para el caso peruano se basa en lo que él recoge de un estudio respecto a la “pigmentocracia”. COmo lo comenté antes, esto encierra un racismo matizado, pero lo encierra. Ahora bien, lo que más me interesó de ese artículo de Nugent es el cuestionamiento que hace del gamonalismo, algo que hoy en día se está olvidando.

  2. 2 alan salinas octubre 22, 2008 en 6:13 pm

    Hola, bien con las sugerencias y con poner artículos dedicados a temas culturales.

    Saludos

    PD: Te respondí lo que me preguntabas hace tiempo en mi post

  3. 3 Alberto Pareja Pflucker enero 23, 2010 en 2:22 pm

    acertada definicion,sobre el gamonalismo como expresion de conducta muy arraigada en el Peru,que la adquieren quienes combinan el poderio economico con autoridades advenedisas con el fin de perpetrar abusos e incubrir su responsabilidad,el gamonalismo no solo esta en la conducta de los antiguos terratenientes,si no tambien en los grandes empresarios como los mineros que perpetran abusos a trabajadores,y poblaciones que los rodean contaminando la salud de la poblcion y en mas de un caso los rios fuente de abastecimiento para las personas animales y la agricultura ,la intransigencia por reconocer los daños,sumada al apoyo de funcionarios indolentes,es conducta gamonal.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




NO A YANACOCHA!

UN DIA COMO HOY

EL COMERCIO MIENTE

El Comercio2

No a la Impunidad!!

banermajaz

octubre 2008
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Buzzear (PE)
Global Voices en Español - El mundo te habla … escúchalo

El Frio Mata

logo_por_los_ninos

A %d blogueros les gusta esto: